Casa de Campo

     La Casa de Campo actualmente tiene una extensión de 1722,60 hectáreas, se encuentra limitada entre las poblaciones de Boadilla del Monte, Pozuelo, Aravaca, Húmera, la margen derecha del río Manzanares, y la carretera de Extremadura.

     Historia:  Fue construida por Francisco de Vargas  hacia 1519, miembro del Consejo de Castilla en época de los Reyes Católicos, su extensión primitiva iba desde las cercanías del monte del Pardo hasta lo que actualmente es Carabanchel, dentro de ella estaba ubicada la casa de labor donde vivía San Isidro, donde se encuentra actualmente la Ermita de San Isidro. En 1553 Felipe II traslada la corte a Madrid, dando orden de comprarla a la familia Vargas, por su gran afición a la caza. Con Fernando VI, es declarada bosque real por su proximidad al Palacio Real y al uso que se hace de él. A mediados del siglo XVIII. bajo el mandado de Carlos III, el parque experimenta unas reformas enfocadas a la explotación agrícola y ganadera, actividades que la reina María Cristina continúa en su reinado.

     Con la instauración de la Segunda República, la Casa de Campo deja de formar parte del Patrimonio   la Corona, y se hace pública para el disfrute de todos los ciudadanos, aunque esta situación cambia durante los tres años de guerra civil, al convertirse en frente de batalla en el intento de la toma de Madrid por  parte del ejercito sublevado, en el otoño del 36, registrándose fuertes combates, por el control de este punto estratégico, hasta que el bando golpista, consigue consolidar las posiciones, dominando los cerros desde los cuales hasta el final de la contienda realiza bombardeos constantes sobre Madrid.

     Vestigios con historia: En el transcurso histórico de la Casa de Campo, se han llevado diversas construcciones para múltiples usos. Algunas han perdurado hasta la actualidad, y otras han desaparecido a lo largo de los años y la contienda militar entre 1936 y 1939, conservando en la actualidad edificaciones como el Palacio de los Vargas o el puente de la Culebra que Sabatini construyo en el año 1782, sobre el arroyo Meaques, afluente del río Manzanares.
Puente de la Culebra
   
     La Tapia: Construida también por Sabatini para transportar el agua. El puente del ferrocarril, que data de mediados del siglo XIX. El Reservado, jardines situados junto al Palacio de los Vargas, la huerta de la Partida, utilizada en la actualidad para la experimentación con plantas medicinales. Las fuentes históricas, o los restos de la Guerra Civil, parte principal de este trabajo.


Tapia

Horno de cal













     Horno de cal que se utilizo para la construcción del puente de la Culebra, también se utilizo como polvorín por parte del ejercito sublevado durante la guerra Civil.


Restos fortín

Restos fortín
     Estos restos pertenecen a edificaciones militares realizadas por el ejercito nacional en las inmediaciones del puente de la culebra, que posiblemente protegiesen un posible ataque del ejército republicano, desde el barrio del Lucero.

   




0 comentarios: